Una patria versión peruana

El escritor José Ovejero Terina sigue su periplo por América Latina por la presentación de su novela La invención del amor. Hoy escribe desde Lima.

Por JOSÉ OVEJERO / Lima
Escribo en la última entrada Buenavista por Bellavista, en otra, monte Águila por monte Ávila, confundo a Schumann con Schubert. A partir de ahora seré más clemente con las erratas de los periodistas. No estoy acostumbrado a escribir así, a salto de mata, enviando la entrada desde la sala de espera de un aeropuerto justo antes de que salga el vuelo, desde un cibercafé, desde el hotel entre dos entrevistas. Estoy habituado a otro ritmo, a releer, a corregir una y otra vez. Estas semanas tengo la impresión de haber cambiado completamente de oficio.
Llego a Perú, como dije en la entrada anterior, en medio de las Fiestas Patrias. En cada edificio ondea una bandera nacional, lo que no responde al espontáneo patriotismo de los peruanos sino a que es obligatorio ponerla del 27 al 30 de julio, so pena de multa. Hay fotos en los periódicos de los desfiles y del presidente durante el discurso a la nación. Pero veo menos fotos de los otros patriotas, los de verdad, los que salieron a la calle a manifestarse contra la corrupción. A ellos la policía los dispersa con gases lacrimógenos.
Los indignados. También los hay aquí. Y los taxistas con los que converso los defienden sin excepción. Aunque no son muy numerosos quienes salen a la calle. Según una noticia que leo en el periódico, cinco mil. Y cinco mil policías. Tiene que ser un error. Un gazapo como los míos.
Los taxistas, por cierto, sacuden la cabeza con preocupación cuando se dan cuenta de que soy español, y hablan con pesar sobre la crisis española. Desde el inicio del viaje, en todos los países, me encuentro con ese pesar, cuando yo creía que me iba a encontrar con un “les está bien empleado, por prepotentes”.
Ceno con Julio Villanueva Chang. Director y fundador de la revista Etiqueta Negra, un modelo de diseño y de cuidado de los textos. Me habla de su manera de entender las crónicas, no como trabajo aislado del periodista/escritor, sino como trabajo de equipo, ya desde antes de empezar a escribir. Primero buscan la orientación, desde qué ángulo contar la historia, descubrir qué es lo que la hace especial. Y después durante las con frecuencia numerosas correcciones, continúa el trabajo en equipo. Habla de la revista no como quien presume de haber logrado una gran obra, sino como un padre orgulloso de la proeza de sus hijos. Julio es un tipo extraordinariamente simpático, sonriente, amable, y sin embargo estoy seguro de que es un director firme y testarudo, como lo es quien tiene claro lo que le importa.
Inevitablemente hablamos de cocina peruana, y de la ya famosa entrada que hizo Iván Thays en su blog, Vano oficio, donde criticaba los platos de su tierra, orgullo nacional, lo que le valió decenas de airados ataques. Ya decía en otro sitio que los ánimos patrióticos se encienden con cualquier excusa.
En la presentación de mi novela me acompañan Jerónimo Pimentel y Martín López de Romaña. Así que, continuando la tradición de leer a autores jóvenes de los países que visito, empezaré por la poesía del primero y por una novela del segundo.
También leeré Cometa #3, el primer periódico hecho en cómics de la galaxia. La idea es, cuando menos, original.
No es verdad que, como dicen, en Lima no hay horizonte: aunque el gris del mar y el gris del cielo son muy parecidos, si te fijas bien, ves a lo lejos la línea de separación. Pero sólo si te fijas bien.
http://blogs.elpais.com/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario