Espejito, espejito ¿tengo un problema cardíaco?

(CNN) — El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, por disposición de la Organización de Naciones Unidas. La epidemióloga Donna Arnett, sobreviviente de un infarto (que tuvo a los 27 años) y expresidenta de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), alerta sobre cuatro factores que los expertos en el corazón quieren que conozcas. Tu espejo te puede alertar de tus problemas cardíacos.

1. Tu reflejo puede mostrar un futuro problema del corazón
Lo que ves en el espejo puede ofrecerte claves sobre futuros problemas del corazón.
Un grupo de investigadores daneses descubrió que las personas que presentaban entre tres y cuatro signos específicos de envejecimiento tenían un mayor riesgo de enfermedades del corazón y de infarto. Estas características son: entradas en el cabello que señalan calvicie, pérdida de cabello en la mollera, pliegues o arrugas en el lóbulo de la oreja y depósitos de grasa alrededor de los párpados (llamados xantelasmas).
Desde hace tiempo los cardiólogos saben que las personas con pliegues en el lóbulo de la oreja y xantelasmas tienen un mayor riesgo cardiaco, dice Arnett. Pero este estudio dice a las personas: “si tienes tres o cuatro de estos signos, es una señal de que necesitas considerar agresivamente tus factores de riesgo y asegurarte de revisar opciones con el médico”.
Arnett dice que si tienes algunos de estos signos, puedes tomar medidas como hablar con tu médico, revisar tus niveles de colesterol, controlar los factores de riesgo de enfermedades del corazón con una dieta saludable, mantener el peso apropiado, ejercitarte y no fumar.

2. Nunca eres demasiado joven para tener riesgo de enfermedades del corazón
Las enfermedades del corazón no discriminan por edad en lo que se refiere a desarrollar factores de riesgo, y esto lo muestra un estudio según el cual muchos jóvenes a menudo no son diagnosticados apropiadamente para la presión arterial alta, dice Arnett.
El estudio examinó a los adultos jóvenes de 18 a 24 años, con hipertensión y que regularmente iban al médico.
Los adultos jóvenes con hipertensión fueron un 28% menos propensos a obtener un diagnóstico apropiado y tratamiento, en comparación con los adultos de 60 años o más. La presión arterial alta sin tratamiento médico puede dañar los vasos sanguíneos, lo que resulta en infartos, accidentes cerebrovasculares, fallas en los riñones y en el corazón. Pregunta a tu proveedor de salud si tu presión arterial es normal, y si la respuesta es no, verifica si necesitas tratamiento.

3. No dependas de las vitaminas para proteger tu corazón
Un amplio estudio entre médicos reflejó que tomar multivitaminas diariamente no reduce acontecimientos cardiacos importantes como infartos, accidentes cerebrovasculares o muerte por enfermedades cardiacas.
Muchas personas toman multivitaminas bajo la falsa suposición de que van a prevenir enfermedades cardiacas u otras condiciones médicas.
Según el estudio, que también fue publicado en el Journal of the American Medical Association, no hubo diferencia en infartos, accidentes cerebrovasculares y otros acontecimientos cardiacos entre los médicos que tomaron multivitaminas, comparados con los médicos que recibieron un placebo.
Arnett dice que estos descubrimientos confirman los estudios previos más pequeños que no encontraron beneficios en el corazón por tomar multivitaminas.
“La Asociación Americana del Corazón no hace una recomendación sobre suplementos, excepto el aceite de pescado”, y eso es solo para las personas con niveles muy altos de triglicéridos en la sangre. Se ha mostrado que el aceite de pescado reduce los niveles de triglicéridos cuando estos se presentan en exceso.

4. Los infartos dañan a tu cartera tanto como a tu corazón
Combatir a las enfermedades del corazón y a los infartos tiene un impacto de amplio alcance, mucho más allá de tu anatomía.
Un estudio presentado en 2012 indicó los costos económicos asociados con tener un infarto o síndrome coronario agudo, tanto en trabajadores como empleadores, dice Arnett. Los investigadores analizaron los datos de los costos incluyendo peticiones médicas, de farmacia e incapacidad a corto y largo plazo en Estados Unidos.
El trabajador promedio perdió 60 días de trabajo en el corto plazo después de un acontecimiento cardiaco. Los costos de incapacidad para los empleadores en Estados Unidos fueron estimados en 52.473 dólares para el largo plazo y 7.943 dólares para el corto plazo.
Este estudio, dice Arnett, muestra “la importancia del bienestar del lugar de trabajo y los programas disponibles para los empleados para entender realmente cómo adoptar la prevención”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario