Las teleoperadoras que lograron derribar a los nazis

(CNN) — “Este es el verificador Noruega”, dijo la voz a través del codificador. “Tengo una buena parada para ti en Stavanger”.
Nadie en el mundo exterior podría haber conocido el significado de estas palabras. Pero dentro de Bletchley Park, un enclave para descifrar códigos durante la Segunda Guerra Mundial en el campo inglés de Buckinghamshire, Ruth Bourne, de 18 años, descubrió una pieza vital para los servicios de inteligencia.
Trabajaba con miles de mujeres para descifrar las señales alemanas codificadas que se enviaban los generales nazis.
Con cada habitación nombrada en honor de un país que había sido derribado por los nazis, y cada máquina bautizada como una de sus ciudades, el sistema de revisión sencillo pero efectivo de Bletchley Park fue crucial en la derrota del régimen de Hitler.

Una cultura de secretismo
Sin embargo, lejos de ser un grupo de decodificadores experimentados, los reclutas eran principalmente un grupo de militares adolescentes; un puñado de genios de los crucigramas que podían completar el del Daily Telegraph en menos de 12 minutos, y muchas chicas de 18 años sacadas de sus tranquilas ciudades natales.
“Fue en medio de la guerra cuando recibí una llamada que decía que iba a trabajar en la guerra para apoyar los esfuerzos de Gran Bretaña desde casa”, explica Margaret Bullen, de 88 años, una operadora de cables de máquina que sirvió desde 1942 hasta el final de la guerra.
“Antes de comenzar a trabajar, nos dijeron que firmáramos la Ley Oficial de Secretos, lo que era una experiencia algo aterradora para alguien tan joven y tan ingenua como yo”, dice Becky Webb de 90 años, quien se unió a los esfuerzos de guerra a los 18 años en 1941. “¡No tenía idea de cómo cumpliría con eso!”.
Pero cumplir era la única opción, lo que hizo que estas tres jóvenes; Webb, Bullen y Bourne, fueran guardias feroces de la decodificación durante varias décadas.
De hecho, no fue hasta 30 años después que el velo de secretismo de Bletchley comenzó a levantarse, después de la publicación de The Ultra Secret; un libro revelador del exoficial de la Real Fuerza Aérea británica, Frederic W. Winterbotham.
La exposición de 1974 reveló cómo la inteligencia Ultra fue utilizada para interceptar la comunicación detrás de líneas enemigas y para difundir información vital a Gran Bretaña y sus aliados. Aunque Winterbotham fue acusado de embellecer y agrandar su papel en el relato, sin él, la historia verdadera de qué pasó dentro de la operación de rompimiento de código de Reino Unido nunca podría haberse conocido.
“Suena extraño que conozcamos tan poco sobre lo que pasaba, pero así fue”, reflexiona Bullen.
“Fui enviada a vivir con una pareja a la que se le ordenó acogerme debido a la guerra. Nunca me preguntaron qué hacía allí (nadie lo hizo), ni siquiera los trabajadores locales que nos servían café en la cafetería o en nuestro almuerzo, a pesar del hecho de que un grupo de mujeres de 18 años repentinamente llegó a esta pequeña aldea”, explica.
“Solo escuché el nombre Colossus (la máquina en la que trabajaba) unas tres décadas después de que la guerra terminara, y no fue sino hasta después de visitar Bletchley Park años después que dije: ‘aquí es donde trabajé, ¡esto fue lo que hice!’”, recuerda ahora.
“Estoy encantada de que podamos hablar de nuestro tiempo allí ahora que todo salió a la luz, y doy charlas sobre el tema cuando me lo piden”, dice entusiasmada Webb. “¡He dado 97 hasta la fecha!”.

Heroínas silenciosas
Sin embargo, para muchas de las jóvenes en Bletchley, la eliminación del velo de clandestinidad se presentó demasiado tarde, ya que la mayoría de los padres de las trabajadoras fallecieron antes de que el esfuerzo de descifrado se hiciera público.
Bourne, una recluta naval de 18 años que fue enviada a una de las ubicaciones de expansión del parque en Eastcote (a las afueras de Londres), fue una de las muchas que nunca pudo decirle a sus seres queridos cómo había contribuido a que la guerra acabase.
“Llevabas dos vidas allí”, recuerda. “Una vida era en la Manzana A, donde comías en en el comedor, y hablabas sobre novios, conseguir trenes a Londres, y donde encontrar medias de nylon negro”.
“La Manzana B era donde trabajábamos, rodeadas de paredes altas, alambres de púas y dos infantes de marina que custodiaban el lugar. Si podías hacer que tu voz se escuchara sobre el sonido de 12 máquinas Turing Bombe, era la única vez en la que podías hablar sobre el trabajo; pero nunca lo hacías”, explica. “Nunca supe lo que mis compañeras hacían, y viceversa, y mis padres nunca se enteraron de nada”.
Después de que el régimen nazi cayó en 1945, muchas de las mujeres de Bletchley regresaron a casa, mientras que otras se quedaron involucradas con el trabajo del ejército. Bourne trabajó como destructora de cables: desoldar los muchos cables que estuvieron conectados cuidadosamente en las operaciones de inteligencia en la guerra, mientras que Webb fue enviada al Pentágono para parafrasear mensajes japoneses traducidos para su transmisión a los oficiales.
“Al salir de Bletchley, realmente no teníamos habilidades”, recuerda Bourne. “¡Aparte de saber cómo mantener un secreto!”.
El libro de Winterbotham pudo haber sido la primera vez que la historia de los descifradores de códigos de la Segunda Guerra Mundial entró al terreno de la cultura popular, pero ciertamente no fue la última, con el drama televisivo The Bletchley Circle que se transmite y es popular en Reino Unido y Estados Unidos.
La cultura del secretismo que alguna vez amenazó a Bletchley con ser eliminada de los libros de historia ha terminado verdaderamente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario